Información sobre la flor y la planta del mes de octubre de la Agenda Floral de la Oficina Holandesa de Flores.

Lisianthus, flor del mes de octubre

La Oficina Holandesa de Flores ha seleccionado al Lisianthus como la flor del mes de octubre de la Agenda Floral.

El Lisianthus está disponible todo el año. Sus delicadas flores se encuentran en una amplia gama de colores como blanco, rosa, rojo, verde y morado, en diferentes tamaños y con un gran simbolismo.

Al comprar Lisianthus se debe prestar atención a la longitud, el peso, la madurez, la apariencia y la salud de la flor.



Para su cuidado se aconseja cortar los tallos unos centímetros ligeramente en diagonal con un instrumento limpio y afilado, retirar las hojas sobrantes para que no cuelguen en el agua, colocarlos en un jarrón con agua limpia lejos del sol y otras fuentes de calor, y rellenarlo con regularidad ya que, el Lisianthus necesita mucha agua puesto que, debido a las hojas delgadas, el agua de las flores se evapora rápidamente. 

Con Lisianthus todo es posible, desde arreglos de estilo clásico hasta modernos, ramos solo de Lisianthus o mixtos, incluso trabajos nupciales. Los arreglos funerarios con flores blancas de Lisianthus, rosa, gerbera y gypsophila, y vegetación de apoyo de Fatsia (Aralia), Aspidistra y Rumohra adiantiformis son un verdadero clásico. 
Crotón, planta del mes de octubre

Codiaeum variegatum pertenece a la familia de las Euphorbiaceae, que también incluye otras plantas de interior conocidas como la flor de Pascua.

El Crotón trae el brillo al otoño. Es una planta muy llamativa con hojas gruesas, brillantes y con una combinación cromática de verde, amarillo, rojo, naranja, marrón, morado y negro.

Como planta de interior, existen especies de tamaño mediano a XL, mientras que, como planta de exterior, en muchas regiones donde crece alto y como arbusto leñoso, se usa como cerca. Además, es una de las pocas plantas de follaje que puede tolerar la luz solar directa.

En el momento de su compra, se debe atender, en términos de apariencia, a la proporcionalidad entre la planta, la estructura y la maceta, así como a la forma del tronco. El Crotón debe estar bien enraizado y tener las hojas suficientemente endurecidas. 

La información del producto y los consejos de cuidado deben suministrarse con la planta, donde se debe indicar, entre otras cosas, que la savia lechosa de los tallos de Crotón es moderadamente venenosa.



El Crotón es sensible al frío, en concreto, a temperaturas por debajo de los 12-15°C. En los meses de verano, se puede colocar en la terraza o el balcón, siempre que la temperatura no baje de los 15°C. Además, le gusta un lugar claro y soleado. La caída de las hojas, a veces, se debe a la falta de luz, especialmente en invierno. Se recomienda que el cepellón nunca se seque por completo, evitando el riego demasiado frío en invierno, ya que también puede provocar la caída de las hojas. Cuando la planta se vuelva demasiado alta o menos hermosa, se puede podar, mejor en los meses de invierno con poca luz.

El Crotón encaja con la tendencia de la vida urbana y con sus colores brillantes adopta un toque de cultura callejera. En este sentido, se puede presentar en una lata reciclada, en un recipiente de goma o en una base tan colorida como ella misma. El resultado puede ser industrial y distintivo para hacer que la planta llame la atención.